Consulta nuestra oferta de actividades
Provincia:
Tipo de actividad:
Fechas:

Espacio/Centro:
Destinatarios:
Palabra o Frase:
Lateral grisConsulta nuestra oferta de actividades
Lugar:
Tipo de Actividad:
Espacio/Centro:
Desde:
Hasta:
Destinatarios:

Conferencia: el origen del vino en Aragón y el lagar de la ciudad celtibérica de segeda



Lo sentimos, esta actividad ha finalizado
Puedes consultar aquí nuestra oferta de actividades


Francisco Burillo Mozota. Catedrático de la Universidad de Zaragoza.

Si bien está atestiguado que la Península Ibérica es uno de los dos focos universales originarios de la vid, el proceso de vinificación se producirá en el otro foco, Anatolia y Próximo Oriente, en donde se confirma la presencia de vino hacia el V milenio a.C.. Serán los fenicios quienes traerán el vino a Iberia, al territorio de Tartessos. Desde allí llegará al tramo final del valle del Ebro en el siglo VII a.C., como lo demuestra el depósito de ánforas de Aldovesta. ¿Qué razones tuvieron las poblaciones del SO peninsular para traer el vino?. Fueron intereses comerciales, como intercambio de la galena argentífera del Priorato.

El vino se impuso a otras bebidas alcohólicas, cerveza e hidromiel. Su mayor grado produce, con consumos no elevados, momentos de alegría, euforia y confraternización, no en vano se le denominaba “bebida de dioses”. El vino fue el verdadero responsable del inicio de la iberización del territorio articulado por el eje del Ebro. Transformó una sociedad igualitaria dando lugar al surgimiento de unas elites que lo consumirían en banquetes y lo emplearían en rituales sacros y funerarios, tal como lo demuestran las evidencias arqueológicas localizadas en el Bajo Aragón. La presencia de cerámicas relacionadas con el vino en el Castillo de Cuarte indican su consumo generalizado en el siglo V a.C., en el territorio de la confluencia de la Huerva con el Ebro,  la actual Zaragoza.

Los primeros testimonios inderectos de su producción los tenemos en siglo III a.C., dada la presencia de bodegas en el poblado de San Antonio de Calaceite. Pero va a ser el lagar localizado en la ciudad celtibérica de Segeda el único testimonio que cuenta Aragón para conocer la técnica de elaboración del vino antes de la llegada de Roma, pues dicho lagar se abandonó, al igual que toda la ciudad, en el año 153 a.C..

El “Programa Segeda Vitivinícola” se centra en la investigación de los procesos prerromanos de elaboración del vino. Para lo cual, empleando la misma técnica constructiva localizada en la excavación, se ha reconstruido el espacio donde se localizó el  lagar, junto con una bodega. Lo que permite estudiar todo el proceso, desde el pisado de la uva, su fermentación en tinajas y su consumo en copas que reproducen las utilizadas por los celtíberos. El vino se elabora con uva garnacha procedente de una viña plantada hace 60 años en el mismo yacimiento de Segeda. Su graduación media es de 18º.

Dirigido aPúblico en general

PUEDES ENCONTRARNOS EN