Tras estudiar escultura en la Escuela de Artes de Zaragoza, David Ballestar comienza a desarrollar su trabajo en pueblos del Pirineo, donde investiga con los recursos más cercanos: madera y piedra. De vuelta a la ciudad, otros materiales reclaman su atención al tiempo que le ofrecen sus nuevas posibilidades.

La exposición Principios y finales es un viaje desde el origen teórico del universo, pasando por la evolución biológica de cada persona hasta el sentido que le damos con nuestra mente.


Trata de materializar las grandes preguntas que se hace el ser humano desde el origen de los tiempos: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?
 

Por eso comienza por las matemáticas y la teoría de los conjuntos. De la ausencia surge una presencia y de esta paradoja, surge todo lo demás. De un vacío primigenio surge la materia y la energía, y se van complicando las estructuras que forman para generar la vida. De la estructura primera, los números, surge la física y sus normas, su nomos, que se vuelve compleja hasta llegar a la biología y por evolución al ser humano, que aporta su razón, su logos.
 

Este ser humano también tiene su propia evolución individual, de célula, a un ser que nace, que ama, siente, aprende, crea, forma una familia, una red compleja de relaciones y se reproduce. Esto nos lleva también a cómo esa red compleja de relaciones personales va creando unas formas de ver e imaginar el mundo que les ha creado y encontramos los arquetipos,
construcciones conductuales que se repiten y estrategias que adoptamos para adaptarnos cada uno de nosotros a la realidad que nos rodea. 

Esto nos lleva a varias preguntas: ¿Cómo nos adaptamos como especie? ¿Qué consecuencias acarrea nuestro desarrollo a nuestro entorno?
 

Si todo ha cambiado desde el origen, también ahora deberíamos seguir adaptándonos y conseguir un cierto equilibrio, una suerte de dialéctica natural de la historia.
 

Se trata de esta manera, de cuatro series de esculturas, de madera y alabastro, que a través de la materia y el hueco indagan sobre la física, la biología, la psicología y la naturaleza en peligro.
 

  • En la primera serie se muestra el mundo de las ideas, matemáticas que del orden van pasando al caos, flexibilizando su complejidad para dar paso a la vida.
     
  • En la segunda serie se trata de representar el ciclo biológico, de la concepción a la muerte.
     
  • La tercera parte representa la variedad psíquica, cristalizando en arquetipos.
     
  • La cuarta muestra la naturaleza que sufre nuestro impacto, con símbolos como la ballena y el caballito de mar. Estas dos especies se han visto muy afectadas por la falta de control y protección de su medio ambiente.

Mantente informado

Suscríbete a nuestra newsletter y mantente informado de las actividades y eventos de Fundación Ibercaja.