El Museo Goya de Fundación Ibercaja incorpora a su colección dos nuevas obras procedentes de una colección privada.

Se trata de los retratos de Don Felipe de Palafox y Croy D'Havré, conde consorte de Montijo, obra de Francisco Bayeu, y el de su hermana Doña Rafaela de Palafox y Croy D'Havré, duquesa de Híjar, obra de Ramón Bayeu. Dos obras inéditas estudiadas en profundidad por el especialista Arturo Ansón.

Estas obras pertenecieron, sucesivamente, a los marqueses de Ariza, a los duques de Híjar y a los duques de Almazán, todos ellos títulos de la nobleza aragonesa.

El retrato de Don Felipe de Palafox es un retrato de más de medio cuerpo, con armadura, manto azul de nobleza, y la mano derecha reposando sobre un casco de guerra. Con ello se hace alusión a la actividad militar de este aristócrata español de ascendencia aragonesa. Tanto en el modelo y pose del retratado, como en la manera de estar aplicada la pintura y ejecutado el modelado del rostro, se aprecia el influjo de Anton Rafael Mengs.

El retrato de Doña Rafaela de Palafox sería uno de los más antiguos de entre los conocidos de Ramón Bayeu, cuya actividad como retratista fue más importante de lo que se creía. Aparece sentada en un sillón rococó, estilo Luis XV, con un elegante vestido de raso azul. Dama de rostro agraciado, su peinado responde a la moda que se generalizó entre las damas de la aristocracia y de la alta burguesía españolas a comienzos de la década de 1770. También en este retrato se aprecia la influencia de Anton Rafael Mengs, del que Ramón Bayeu habría tomado como modelo del retrato el de la infanta María Josefa de Borbón.

Mantente informado

Suscríbete a nuestra newsletter y mantente informado de las actividades y eventos de Fundación Ibercaja.