ESTÁS EN:
  • Inicio
  • Educar para el Futuro

Educar para el futuro

 


Comienza la segunda década del programa Educar para el futuro y Fundación Ibercaja sigue apostando por la innovación educativa para lograr la educación que todos queremos.  


Las habilidades sociales y emocionales son el gran desafío de la educación para el futuro. En un momento en el que el contenido curricular parece tener todo el poder educativo, las también denominadas habilidades blandas suponen un pilar fundamental para la formación de los estudiantes. Educar para el futuro significa darle la vuelta a los currículums y dedicar más tiempo a detectar y desarrollar aptitudes y competencias sociales. 

 

¿Qué es Educar para el futuro?

Educar para el futuro es un programa de formación continua cuyo objetivo es acercar desde el rigor y la calidad las novedades educativas a los distintos agentes educativos de la sociedad en el que participa un amplio panel de expertos de prestigio nacional e internacional a exponer distintos temas de actualidad e innovación educativa.

Se ha demostrado que las destrezas sociales y emocionales no solamente tienen una influencia muy importante sobre los resultados que se alcanzan en la vida, sino que también influyen sobre el desarrollo y sobre la utilización de las destrezas cognitivas. Su relevancia para el mundo del futuro, junto con la evidencia de que estas destrezas son educables, han despertado el interés de los investigadores y de los políticos responsables de la educación por su implantación como objetivos de los sistemas educativos y por la posibilidad de evaluar su progreso. Prueba de ello es que la OCDE ha lanzado un estudio sobre las Competencias Sociales y Emocionales, siendo uno de los primeros esfuerzos internacionales destinado a desarrollar un conjunto de parámetros en torno a las capacidades socioemocionales para perfeccionar las políticas de mejora del desarrollo y bienestar de niños y jóvenes.

El Programa Educar para el futuro se quiere hacer eco de este estudio, del marco de referencia que nos traslada y contribuir a la reflexión y mejora de estas competencias a través de los agentes educadores, sobre todo docentes y familias.

Hacemos nuestras las palabras del director de Educación de la OCDE, Andreas Schleicher, que sirven como epílogo de una reflexión que, sin duda alguna, debería tener más presente toda la sociedad: “Fortalecer las habilidades cognitivas, emocionales y de resiliencia social es probablemente el desafío más importante de nuestra educación hoy”.

 

La Estrategia de Habilidades de la OCDE

La Estrategia de Habilidades de la OCDE define competencias como el conjunto de conocimientos, habilidades y destrezas que pueden aprenderse, permiten a los individuos realizar una actividad o tarea de manera adecuada y sistemática, y que pueden adquirirse y ampliarse a través del aprendizaje
Dicha Estrategia ha pasado de centrarse en el enfoque tradicional de las competencias (es decir, años de educación formal y capacitación o certificaciones/diplomas conseguidos) a una perspectiva mucho más amplia que incluye las competencias que las personas adquieren, utilizan, conservan e incluso pierden a lo largo de la vida. Las personas necesitan competencias para tener éxito en el mercado laboral así como construir sociedades más igualitarias y tolerantes.
El estudio, se fundamenta en un conocido marco teórico en el campo de las competencias sociales y emocionales conocido como el Modelo de los Cinco Grandes (Big Five, en inglés). En este modelo, las habilidades sociales y emocionales se organizan jerárquicamente con cinco categorías generales que pueden ser divididas en habilidades más estrechas y de menor orden.

Las categorías más amplias de los Cinco Grandes Factores son:

  • •    Conciencia (desempeño de tareas)
  • •    Estabilidad emocional (regulación emocional) 
  • •    Afabilidad (colaboración). 
  • •    Apertura a la experiencia (apertura mental)
  • •    Extraversión (involucrarse con otros) 

Cada una de las dimensiones o categorías abarca un núcleo de habilidades sociales y emocionales relacionadas mutuamente.

El estudio incluye tres competencias para cada uno de los cinco dominios principales:

  • •    Rendimiento en el desarrollo de tareas: autocontrol, responsabilidad y constancia.
  • •    Equilibrio emocional: resistencia al estrés, optimismo y control emocional. 
  • •    Colaboración: empatía, confianza y cooperación.
  • •    Mentalidad abierta: tolerancia, curiosidad y creatividad.
  • •    Implicación con otros: sociabilidad, asertividad y energía.
  • •    Índices adicionales: motivación para el logro y autoeficacia.

 


PUEDES ENCONTRARNOS EN
Información acerca de las cookies utilizadas

Te informamos que en el transcurso de tu navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias (ficheros de datos anónimos) y de terceros, las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. Puedes obtener más información, conocer cómo cambiar la configuración y/o revocar tu consentimiento previo al empleo de cookies, en nuestra sección "Política de cookies".